Una tarde con Gandhi

El Gandhi National Museum and Library en Nueva Delhi es un lugar modesto y repleto de fascinantes datos sobre una de las figuras más transformadoras de la historia contemporánea.

Poco conocido por la gente local, el edificio alberga una librería, una biblioteca, un auditorio que presenta un filme de 45 minutos al tope de cada hora y abunda sobre la lucha pacífica y la transformación social que Gandhi ha representado, varios pabellones con cronologías pictóricas de su vida y una galería de retratos pintados y en medios mixtos forjados por artistas de todo el mundo. 

Entre estos, me impresionó el elaborado por el artista Badal, quien utilizó su propia sangre para su pieza, un dramático homenaje difícil de describir en palabras. 


En los predios del edificio principal, también se puede ver una réplica de su casa y varias esculturas representativas de momentos contundentes de su vida y obra.



Oir la voz de propio Gandhi es otra de las experiencias que ofrece el museo en una ingeniosa instalación con teléfonos rotativos a través de los cuales se pueden escuchar porciones de sus discursos en inglés y en hindi.


Altamente custodiada y bien acordonada, se encuentra una urna con la bata que llevaba Gandhi el día de su asesinato. La pieza está tal cual recuperada el día de los hechos y como es de esperar, es un sublime testimonio de la sangre derramada por el líder pacifista. 


Fueron muchos los pasajes que resaltaron y consideré tan pertinente para estos días de tanta turbulencia. ¿Será que algún día aprenderemos? 


Gratos recuerdos de mi Tío Pepito vinieron a mi mente en una de las salas que muestra una colección  numismática y filatélica en honor a Gandhi. Hay piezas de todas partes del mundo y restallan  las creadas  para el 50 aniversario de la independencia de India. Claro está, tan pronto entré la primera que cautivó mi atención fue la de Cuba.

 

Bueno Tío, no soy una coleccionista de tu talla, pero recuerdo tus enseñanzas y tengo mi cajita que ahora guardará rupias con la imagen de Gandhi y la satisfacción de haber conocido más sobre su historia y legado en su propia tierra.